Hoy día, el detector de incendios es probablemente el elemento de protección contra incendios en Madrid más eficaz para detectar el fuego en su primera fase. Al contrario de lo que mucha gente cree, se trata de un aparato ciertamente económico y sencillo de instalar. Y, aunque fuera más caro, seguiría mereciendo la pena su instalación porque no deja de ser la manera más rápida de luchar contra la propagación de un incendio antes de que sea demasiado tarde.

Los detectores de incendios que instalamos en Detecta PCI se activan ante la más mínima presencia de humo, llama o de incremento anormal de la temperatura dependiendo del sensor instalado. Su trabajo más inmediato es enviar una señal a la central de incendio, de forma que si el fuego se propaga, va activando el resto de sensores que se encuentra en la línea de avance de las llamas.

Hoteles, residencias de la tercera edad, residencias de estudiantes, bloques de apartamentos, hospitales, colegios, institutos y en general, en cualquier edificio se pueden instalar estos elementos que forman parte de la protección contra incendios en Madrid. En los hogares españoles, a diferencia de la normativa en varios países de Europa, no es obligatoria su instalación, aunque sí muy recomendable. No en vano, los últimos datos disponibles reflejan que en torno a 3.000 personas mueren al año a causa, fundamentalmente, del humo que se produce durante el incendio.

Los detectores de incendio no liberan agua al activarse, un pensamiento bastante extendido, quizá debido a la influencia del cine. Su función es enviar la señal para activar la secuencia de acciones programada, de forma que la mayoría de posibles incendios se queden en una mera anécdota gracias a su detección precoz.