En algún momento de nuestra vida nos hemos encontrado en una vivienda mal ventilada, en un aula sofocante o en una sala de conferencia con el aire enrarecido. Esto se debe al dióxido de carbono expirado junto con la humedad y la temperatura del lugar. Dentro de la protección contra incendio en Madrid se encuentra el detectar el CO2. ¿Pero qué debemos saber sobre este gas?

Tanto su olor como su sabor son neutros, por lo que solo podemos percibirlo por sus propiedades negativas: sentirás un paulatino malestar, disminuirá tu concentración y descenderá tu rendimiento. Por lo tanto, la única manera de detectarlo, es mediante los sensores de CO2 que nuestra empresa Detecta PCI instala. Los edificios modernos, debido a los requisitos legales actuales y para conseguir la eficiencia energética deseable, poseen un excelente aislamiento térmico en paredes, ventanas y cubiertas. La consecuencia de todo ello es una elevada concentración de CO2, que junto con la humedad, puede provocar en nuestro edificio la formación de moho. Para evitar los graves riesgos que esto conlleva para nuestra salud y los daños constructivos, es indispensable que dispongamos de un suministro de aire fresco. Por muy contradictorio que nos pueda parecer, son las edificaciones modernas como las casas pasivas y de bajo consumo energético, las más susceptibles de sufrir el síndrome del edificio enfermo.

Por lo tanto, además de instalar una adecuada protección contra incendios en Madrid, debes recordar que en tu vivienda existen factores igualmente peligrosos a los que debemos prestar atención con un buen sistema de control.